Fragmentación de la manzana y procesos de sutura

En este post quiero continuar reflexionando en torno a la problemática de los vacíos urbanos, a través de extractos del libro “Sevilla: La fragmentación de la manzana” de Juan Luis Trillo de Leyva.

[…] Otra vía de singular importancia en la evolución de la ciudad premoderna, es el cambio de uso de grandes zonas de la misma. El procedimiento es siempre el mismo, las ocupaciones fabriles, de gran extensión, una vez agotadas todas sus posibilidades de acomodación, se trasladan a zonas periféricas siendo sustituidas por un uso residencial, que tanto si aprovecha la edificación existente, como si la sustituye totalmente por una nueva construcción, produce, inevitablemente, la desintegración del primer gran espacio fabril. Las calles y vacíos de las antiguas fábricas, que debían de responder a la racionalidad del pragmatismo de su uso, contrastan normlamente con el tejido residencial preexistente, más menudo y tortuoso, mientras que el nuevo espacio urbano incorporado a la ciudad obedece a trazados reticulares y calles a cordel, que en cualquier caso rompen en su incorporación la imagen de unidad, de alcázar dentro de la ciudad, que la fábrica tenía.

Me llamó la atención este párrafo por la claridad con la que describe este fenómeno, que se ha producido también en mi solar de proyecto. Ligados en muchos casos a cuestiones políticas, los cambios en las ciudades, aunque inevitables, son en ocasiones traumáticos para éstas. Resulta siempre compleja una intervención de carácter urbano y la mayoría de las veces los cambios no son bien acogidos por los ciudadanos, que con el paso del tiempo acaban acostumbrándose (o resignándose) a ellos. Debe existir un pensamiento crítico con la ciudad, que detecte sus dolencias y trate de sanarlas, en vez de imponer arquitecturas exógenas. En este sentido me parece relevante la labor de muchos arquitectos y otros profesionales preocupados por el devenir de la ciudad, de actuación en el entorno urbano con estrategias de (tomando el concepto de Jaime Lerner) Acupuntura Urbana. Hace un tiempo hice para un trabajo una pequeña recopilación de proyectos que pueden enmarcarse en esta filosofía y creo que pueden resultar muy inspiradores para repensar nuestro rol como agentes activos de transformación urbana. Podéis descargarlo aquí: ACUPUNTURA URBANA. Aunque en su mayoría este tipo de proyectos se enfrentan desde la informalidad (o la alegalidad en algunos casos), la intervención en vacíos urbanos parece comenzar a despertar interés y revela una vía de trabajo con mucho potencial. Os dejo dos enlaces relevantes al respecto:

Vacíos urbanos: problema y oportunidad (Juan Freire) 

¿Vacíos urbanos o vacíos de poder metropolitano? (Adriana Fausto, Jesús Rábago)

[…] Es reciente la utilización con asiduidad de una técnica compositiva en la que en un solo proyecto se identifican tres o cuatro grandes fragmentos, frases completas de arquitecturas que podríamos distinguir como edificios autónomos, reflejándose en estas composiciones los montajes (más naturales) que el paso del tiempo produce en los espacios urbanos, se trata de crear una metáfora de la ciudad tradicional, un proyecto de “ciudad análoga“.

[…] Un ejemplo próximo cronológicamente a la tesis que estamos sosteniendo, es la actuación con viviendas de promoción pública, realizada por el Patronato Municipal de la Vivienda en el sector de San Julián (intramuros) con la intención de servir como programa modelo de actuación en los vacíos existentes en el Casco Antiguo.

Esta audaz reflexión pone de manifiesto la disonancia que hay entre las formas de crecimiento naturales y las imposiciones especulativas, y me ha servido para cuestionarme cómo estaba enfrentándome a esta situación en mi proyecto (que es exactamente un producto del mencionado proceso de los vacíos urbanos). Un trozo de ciudad diseñado por un único arquitecto denota una causa sintomática que sólo puede abordarse tratando de imitar el paso del tiempo a través de una “recreación” de ciudad, porque el error no está en la solución, sino en la causa. En nuestros proyectos solemos hablar de la creación de ciudad, pero al tratar de ponerlo en práctica como fin, me he topado con esa incongruencia de la que habla J.L. Trillo. La ciudad, como amalgama de usos y espacios, la crea el tiempo, y no un arquitecto. Tras barajar opciones mixtas donde combinaba el uso de la escuela con viviendas de diferentes tipologías,  me percaté de lo artificioso de mi intervención en tanto que resultaba, efectivamente, una recreación de ciudad que no se enmarca siquiera en las premisas de un plan urbanístico, sino que se trata de una intervención en un solar privado (por no mencionar el despropósito que supone plantear tal cantidad de viviendas junto a un recién terminado proyecto de Viviendas de Protección Oficial, en su mayoría vacías).

Revisando la naturaleza de mi intervención, y siguiendo la premisa de “suturar” el tejido urbano, tomé la decisión de enfocar la intervención como una cápsula con una función concreta en ese tejido, en lugar de imitarlo. Para ello creí conveniente reforzar el uso de la escuela como motor de reactivación de la artesanía, haciendo de los alojamientos un elemento asociado al uso de la escuela (o de los talleres), y que por tanto adquiere un carácter temporal que responde a las formas de habitación cada vez más frecuentes en jóvenes estudiantes y trabajadores.

Proponer una escuela de artesanía con alojamientos temporales permite albergar tanto a estudiantes de la escuela como a individuos que, por su condición profesional, requieran de viviendas con espacios de trabajo adecuados (artistas, arquitectos, artesanos, diseñadores gráficos, fotógrafos,…). Es en el entrelazamiento de estos usos donde creo que se encuentra el potencial de este centro como detonante de la actividad artesanal.

A continuación expongo un breve análisis de tres escuelas de artesanía con distintos enfoques, que me están sirviendo de referencia:

 

Utilizando estos ejemplos como base, el programa de usos y superficies que he desarrollado quedaría de la siguiente forma:

Apoyándome en los estudios realizados que mostré en la entrada anterior, he adoptado una estrategia de secuencia de espacios y superposición de estratos, tratando de conseguir patios con distinto carácter que generan recorridos a diferentes cotas. Tal y como he venido trabajando hasta ahora, los estratos responden a distintos niveles de privacidad, hallándose en Planta Baja los usos directamente relacionados con la artesanía, y que pueden permitir actividades abiertas al público, y estableciendo en el siguiente estrato (P1) una red de espacios libres y recorridos para los residentes donde hallamos los usos compartidos de los alojamientos;  finalmente en el último estrato se dispone el uso estrictamente privado, con unidades habitacionales individuales.

Ésta es la maqueta con la que he estado trabajando las últimas semanas (e 1.300). Últimamente vengo pensando en las cualidades de la maqueta como herramienta de trabajo: no sólo como elemento de formalización, sino de pensamiento, de sugestión y de crítica. Desde aquí animo a aquellos que no suelan usarla a experimentar con la que creo que es una herramienta de proyecto fundamental que permite materializar pensamientos de proyecto desde los grados más conceptuales hasta la definición más real, e incorporar numerosos parámetros a la vez, con una gran facilidad de adaptación y testeo.


Anuncios