La sección constructiva es una representación que me gusta especialmente, por la capacidad que tiene de hacer entender un proyecto. En ella hablamos de la relación entre el interior y el exterior, y expresamos nuestras intenciones respecto a la piel del edificio:  espesor, gestión energética, relación con el entorno, lenguaje (material, color, textura,…).

El tipo de cerramiento con el que he decidido trabajar es la fachada ventilada, por las numerosas ventajas que proporciona:

-Ahorro energético. Tiene un buen comportamiento térmico tanto en verano (disipando el calor con el “efecto chimenea” que se produce en la cámara de aire) como en invierno (gracias a la masa térmica de la hoja de ladrillo y al aislamiento exterior a ésta)

-Buen comportamiento frente a la humedad

-Facilidad de montaje. Aunque resulte algo más laborioso y requiera un estudio del diseño más cuidado por parte del proyectista que otros cerramientos tradicionales, los resultados están mucho más controlados.

-Múltiples posibilidades de acabados

En cuanto a las características del material de acabado (tipo, color y textura) un pequeño análisis de las texturas urbanas del barrio me sirvieron como referencia para el tipo de piel que quería insertar en un entorno con tanto carácter.

Como vemos, los colores ocre, rojo, gris y azul, y el material cerámico, son las texturas predominantes. Basándome en esta observación y en una cuestión de contexto/función (C/Alfarería, cuna de la cerámica de la zona, y escuela de artesanías), parecía evidente optar por un material cerámico como piel del edificio. No obstante, no quería cerrar mis opciones ya que existen alternativas a la pieza cerámica, como son los paneles de hormigón prefabricados, o los de GRC (micro-hormigón reforzado con fibra de vidrio), que funcionan igual de bien y tienen muchas más posibilidades expresivas.

A continuación os dejo algunas referencias de los distintos materiales:

HORMIGÓN/ Las ventajas de las piezas prefabricadas de hormigón son:

-Libertad de diseño.

-Mayores posibilidades expresivas: texturas, colores, formatos.

-Buen comportamiento térmico y frente al agua. Son materiales que no requieren mantenimiento y que mantienen su color y características estables a lo largo del tiempo.

Algunas desventajas:

-Mayor coste. El precio será más rentable cuanto menos tipos de piezas distintas hagamos, y más piezas encarguemos del mismo tipo, ya que lo que cuesta caro es el molde.

EJEMPLO 1_ Edificio de viviendas y locales en Bilbao/ De Lapuerta y Asensio. (Os dejo también un enlace al blog de estos arquitectos, que es muy recomendable)_ +Info

CERÁMICA/ Las posibilidades del material cerámico eran amplias, pero existen ciertas limitaciones:

-Tamaño de las piezas suele ser inferior a 90 cm

-Los formatos estandarizados son algo limitados.

Frente a éstas, encuentro numerosas ventajas:

– Facilidad de montaje

– Material local, que contribuye a reforzar la propia producción y disminuye la necesidad de transporte (principal problema ambiental de la arquitectura global).

– Economía

EJEMPLO 2_ Archivo de Castilla- La Mancha/ Guillermo Vázquez Consuegra_ +Info EJEMPLO 3_ Bodegas Institucionales de Logroño/ Virai Arquitectos_ +Info Se trata de piezas extrusionadas de pasta cerámica, de la casa Faveton, con dimensiones máximas de 100cm. Las ventajas que encuentro en éstas son:

– Su particular diseño “tubular”, que permite que la fachada ventile desde dentro de la misma pieza, mejorando el comportamiento térmico del cerramiento. (Podéis encontrar más información sobre piezas de cerámica autoventiladas aquí)

-La posibilidad de colocación tanto horizontal como vertical (en el caso de colocación horizontal perderíamos la propiedad de ventilación mencionada, aunque podríamos seguir trabajando con una fachada ventilada tradicional: que deja una capa de aire entre la pieza cerámica y el resto de las capas del cerramiento).

-El color, más sobrio que las piezas de cerámica de color rojo. En el “patio de actividades” que yo propongo, las propiedades del color de la fachada deben ser tenidas en cuenta. Resulta interesante una pieza de estas características ya que, aunque absorba más el calor, refleja menos luz y es menos agresivo a la vista que los paramentos claros. En la misma línea, un paramento rugoso, con acanaladuras que proyecten sombras sobre la misma pieza, será más agradable que los paramentos excesivamente lisos, que producen brillos incómodos con la luz del sol.

Anuncios